Traducir

martes, 2 de mayo de 2017

FIN DEL MUNDO: El principio del fin


La Luna brillaba con fuerza en lo alto del cielo nocturno, mi padre aun no había vuelto del trabajo, en la televisión no paraban de hablar del fin del mundo, las redes sociales estaban colapsando por esta noticia de última hora. 

Recuerdo que habían personas que decían que no era verdad, que no había ninguna estrella de neutrones aproximándose a la Tierra. Pero yo si que me lo creía pues había visto la reacción de mi padre, como se había puesto pálido y como la situación le superaba. 

Ya estaba en la cama, estaba dormida, ya era tarde, cuando fuertes ruidos, como explosiones me despertaron y asustada corrí a la ventana, entonces fue cuando lo vi, del cielo caían asteroides pequeños y lo incendiaban todo. 

- ¡¡¡Adriana, Adriana!!! - Me llamaba desesperada mi madrastra desde su habitación. 

Fui a verla, estaba en pleno ataque de ansiedad y no sabia que hacer, se fue la luz y a ciegas fui a por agua para Amelia, mi madrastra. 

Los asteroides seguían cayendo, había gente corriendo, casas incendiadas, coches saltándose los semáforos, niños llorando y personas gritando. 

Nosotras no podíamos huir pues Amelia casi no podía caminar, ella lloraba y preguntaba una y otra vez por mi padre. 

En ese momento picaron varias veces con desesperación al timbre, yo creía que era mi padre, pero al abrir me encontré con mi vecina y sus tres hijas pequeñas, tenían la cara y el pijama sucio, las niñas lloraban y la madre con desesperación y angustia pidió quedarse en mi casa pues la suya se había incendiado. Les deje entrar. 

- LA TIERRA ESTA CONDENADA, LA TIERRA ESTA CONDENADA, LA TIERRA ESTA CONDENADA, LA TIERRA ESTA CONDENADA, LA TIERRA ESTA CONDENADA - Gritaba un hombre en la calle. 

Un asteroide cayo muy cerca del hombre dejandole caer, no se movía, todos los vecinos miraban por la ventana, todos mirábamos al cielo y al hombre pero nadie iba a ayudar, un grupo de hombres salieron de sus casas para ayudar al hombre... pero un coche que iba a gran velocidad pasó por encima de aquel pobre hombre, aplastando su cuerpo por completo, la sangre manchó el suelo. 

Ya caían menos asteroides, parecía que todo había pasado, pero lo cierto es que solo era el pico del iceberg, solo acababa de empezar.













2 comentarios:

  1. Muy bien Andrea sigue así. Y publica el final de la historia pronto. 👍

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Querida lectora, me alegra de que te guste. Intentaré publicar el final pronto.

      Eliminar